El presidente de INAVI entrevistado en The Investor

En una reciente edición dedicada a Uruguay, la publicación de la consultora y editora Beyond Investments Group, incluyó entre charlas con altos funcionarios y empresarios del país, un reportaje al presidente de INAVI, Enólogo José María Lez.

The Investor puede describirse como la más importante fuente de información a nivel mundial sobre mercados emergentes. Cada una de sus publicaciones está dedicada a países en vías de desarrollo, ofreciendo una visión de sus líderes empresariales y una perspectiva de sus empresas, tendencias y personas con poder de decisión. Beyond Investments Group, su editora, brinda acceso directo a una red de más de 100.000 inversionistas de 48 países.

 

Este es el contenido del reportaje al presidente de INAVI:

 

Uruguay es el cuarto mayor productor de vino de Sudamérica, pero actualmente exporta menos del 5% de su producción. ¿Qué está haciendo INAVI para fomentar el desarrollo de la industria del vino en Uruguay?

 

Las bodegas uruguayas han tomado el desafío de la exportación como una prioridad, ya que creemos que es el momento de capitalizar más de 25 años en los mercados internacionales. INAVI, en particular, ha fortalecido su equipo de Comercio Exterior, que trabaja junto con la Dirección Ejecutiva del Instituto, las bodegas y otras agencias y ministerios locales, en el desarrollo de las relaciones internacionales. Así, trabajamos con nuestras embajadas y representaciones en todo el mundo y viajamos al exterior para promocionar nuestros vinos, siempre con el mismo objetivo: seguir posicionando a Uruguay como un país que produce vinos de alta calidad.

 

Los viñedos del país están actualmente mapeados y clasificados con miras a tener 100% de trazabilidad el próximo año. ¿Cuál es el impacto esperado de esta iniciativa?

 

La georreferenciación es un sistema que asegura la trazabilidad para cada elemento del vino. Al escanear la etiqueta de un vino de Uruguay, los consumidores tendrán la oportunidad de descubrir su origen hasta la misma parcela del viñedo donde se cultivaron las uvas con las que fue elaborado. Con eso buscamos un doble impacto: en primer lugar, generar un patrimonio para el sector vitivinícola de nuestro país al lograr una actualización completa de las variables del sector; y, en segundo lugar, que el sector vitivinícola de Uruguay pueda proporcionar seguridad y soberanía alimentaria al consumidor, esté donde esté. Además, entendemos que también estamos fortaleciendo la Marca País, uniendo otras experiencias exitosas de productos nacionales como la carne y el arroz. Presentaremos el sistema completo durante el 41 ° Congreso Mundial de la Viña y el Vino de la OIV, que tendrá lugar en Uruguay en noviembre de 2018 y donde esperamos recibir a más de mil profesionales, especialistas y estudiantes de todo el mundo.

El Tannat se ha convertido en la variedad insignia de Uruguay, produciendo vinos ricos, tintos robustos con frutos negros y especies en aromas y sabores. ¿Cómo está ayudando INAVI a promoverla internacionalmente?

 

Así como Argentina se asocia con el Malbec, Uruguay es considerada la tierra del Tannat, una cepa con 150 años de historia en nuestro país y la que mejor supo adaptarse a nuestro suelo y nuestro clima. En las últimas décadas, hemos estado trabajando para dar a conocer esta variedad, y lo bueno es que otros países también están comenzando a plantarla, convencidos de su potencial. También brindamos todo nuestro apoyo a la organización del concurso Tannat al Mundo, un evento que se celebra cada dos años en Uruguay y es reconocido como el más importante del mundo dedicado a esta variedad.

 

La cosecha 2017 ha sido muy positiva con 98 millones de kilos de uvas de alta calidad. ¿Cuáles son los objetivos productivos para los próximos cinco años?

 

La calidad es nuestro principal objetivo de producción, hasta el punto de que hemos estado trabajando en un plan estratégico que busca impulsarlo en toda su magnitud. La creciente inversión extranjera en el sector también es un factor que tendrá un impacto en el mediano plazo, sumado al hecho de que si nuestras proyecciones son correctas, el mundo demandará cada vez más vino uruguayo en el futuro cercano. Por lo tanto, en los próximos cinco años podría haber cambios en la matriz de producción en términos del número de hectáreas cultivadas y la cantidad de litros que se producirán.

 

¿Puede decirnos más sobre la estrategia de INAVI para posicionar el vino uruguayo en el exterior?

 

Nuestra estrategia se basa en tres pilares: en primer lugar, destacamos la fuerte matriz familiar de nuestra producción, lo que nos convierte en un vino de un nicho muy específico.

 

En segundo lugar, ofrecemos calidad y seguridad, como el proyecto de trazabilidad que mencionamos anteriormente o los cientos de medallas obtenidas en las competiciones de la OIV en los últimos años.

 

Y en tercer lugar, confiamos en el reconocimiento de la Marca País, un activo que cada vez se reconoce más en el mundo y que sintetiza los valores y las mejores tradiciones de nuestra tierra.

San José celebró el Día del Enoturismo con importante concurrencia a esta actividad enocultural.
Una reciente edición dedicada a Uruguay de esa publicación incluyó charlas con funcionarios y empresarios del país.
La aplicación incluyó a nuestro país y su cepa insignia entre los favoritos de los consumidores por segundo año.
Convocados por la Asociación de Sommeliers de Finlandia participaron de ella 11 profesionales.