Postura del sector vitivinícola en debate nacional sobre consumo problemático del alcohol

El sector vitivinícola comparte la preocupación del gobierno sobre el consumo abusivo del alcohol, pero entendemos que la lucha contra el consumo problemático debe realizarse con una visión integral sobre todas las aristas del problema, y equilibrada en base a una realidad del vino que difiere mucho respecto a la de otras bebidas. Este viernes compartimos nuestra posición al presidente Tabaré Vázquez en la reunión Multisectorial, junto a otros sectores involucrados.

En el marco del debate para elaborar una ley que aborde el consumo problemático del alcohol, el presidente Tabaré Vázquez recibió este viernes la posición del sector vitivinícola al respecto, junto a la de otros grupos del Comité Multisectorial.

 

El sector comparte la preocupación del gobierno sobre el consumo abusivo del alcohol y sus efectos perjudiciales en la salud, y adhiere a la aplicación de medidas y acciones concretas que ataquen ese problema.

 

Pero si bien actuamos en representación de una industria que elabora vinos que pueden tener efectos perjudiciales con consumo desmedido, entendemos que la lucha contra el consumo problemático debe realizarse con una visión integral sobre todas las aristas del problema, y equilibrada en base a una realidad del vino que difiere mucho respecto a la de otras bebidas.

 

Basamos nuestros argumentos en el Marco regulatorio excepcional del vino, en la gravitante influencia de la industria vitivinícola en el desarrollo, económico, social y cultural del país, en sus beneficios como alimento, y en su aporte educativo al consumidor.

 

Por otra parte, hay dos realidades que son ajenas a nuestro sector: no todo el consumo social de bebidas alcohólicas es abusivo, y no existe una correlación entre el consumo problemático que pretendemos atacar, y el consumo de vino registrado: mientras el consumo de vino cayó 30 millones de litros del 2000 a 2012, el de otras bebidas alcohólicas aumentó considerablemente en ese mismo período.

 

Esto evidencia que beber no implica necesariamente abuso y que en la calidad y responsabilidad del consumo está el desafío de la nueva ley.

 

También recordamos que ya existe una normativa vigente, la ley 16.753 promulgada en 1996, que aún no está reglamentada a los efectos de controlar y formalizar el sistema comercial de los alcoholes. Centralizar esfuerzos en la ejecución de esta norma podría ayudarnos a enfrentar el problema con una herramienta legislativa ya promulgada y discutida.

 

Por estas razones, nuestra preocupación responde a que la ley recaiga en una generalización de los alcoholes a la hora de regular. Toda iniciativa con ese espíritu, no sólo será ineficaz para atacar el problema en cuestión sino que perjudicaría notoriamente  una industria nacional que otorga valor al país, y que su producción no ha tenido incidencia en los consumos problemáticos.

 

Además de Inavi, participaron como oradores en representación de la industria vitivinícola el Centro de Bodegueros del Uruguay, la Asociación de Enólogos del Uruguay, el Centro de Viticultores del Uruguay, la Organización Nacional de Vinicultores, la Asociación Nacional de Bodegueros, la Unión de Viticultores Agremiados y la Asociación de Bodegas Exportadoras (junto a la Asociación de Turismo Enológico).

 

En tanto, otras gremiales involucradas en la distribución y elaboración de alcohol, también presentaron sus posiciones: la Asociación de Supermercados del Uruguay, Fábrica Nacionales de Cerveza, el Centro de Fabricantes de Licores, la Unión de Vendedores de Nafta y Cambadu.

 

Además del presidente Vázquez, otras autoridades que se hicieron presente fueron: Jorge Basso, ministro de Salud Pública, Juan Andrés Roballo, presidente de la Junta Nacional de Drogas, Susana Montaner, diputada del Partido Colorado, y José Gallo diputado del Frente Amplio; no pudo asistir por encontrarse en el exterior la diputada del Partido Nacional, Verónica Alonso, quien también integra la Comisión.

 

El sector vitivinícola agradece la convocatoria y queda a entera disponibilidad para colaborar en las distintas medidas a tomar por la futura ley que hoy nos ha reunido.

El Mejor Sommelier del Mundo en 2007 estuvo en nuestro país para conocer su geografía y cató más de 100 vinos.
Una vez más se celebró en embajadas y consulados la Declaratoria de la Independencia con vino nacional.
Entre el 24 y 25 de agosto se realizaron en Asunción tres eventos que tuvieron al vino uruguayo como protagonista.
Se realizó en Brasil una de las actividades de promoción de las exportaciones más esperadas por nuestras bodegas.